Ciberadio - Tu Radio Millennial

Millennials, a gastar menos

Los jóvenes dicen que no sobrevivirían mucho tiempo con sus ahorros actuales. Aquí cuatro consejos para no endeudarse más allá de la cuenta.

 

Nota publicada originalmente por Expreso

Ser jóvenes y manejarse bien con las nuevas tecnologías no es sinónimo de una buena capacidad de ahorro o de educación financiera. El 66 % de los llamados millennials -los jóvenes de entre 18 y 35 años, la primera generación que se ha formado en un entorno donde la digitalización tiene un peso relevante- logra ahorrar apenas una cuarta parte de sus ingresos.

Uno de cada cuatro cree que no podría vivir más de tres meses si no tuviera otro recurso que sus ahorros, otro 40 % estima que se mantendría entre tres y nueve meses y apenas un 25 % subsistiría más de un año, según un estudio de la app financiera Fintonic.

Niveles de ingresos muy bajos se suman “a una mayor propensión al gasto” de los millennials, lo que provoca en unas tasas de ahorro tan preocupantes, según Antonio Gallardo, experto financiero del comparador bancario iAhorro.

Más allá de las condiciones económicas objetivas en las que se encuentra esta generación, Francisco Marín subraya el papel que podría jugar la educación financiera.

¿Qué recetas sugieren los expertos para que los millennials gestionen mejor sus finanzas personales?

No más del 20 % de los ingresos para deudas

1. Uno de los capítulos del presupuesto de esta generación que más repercute es el pago de hipotecas y créditos al consumo. El dilema entre endeudarse por cuotas bajas -lo que encarecería los intereses- y pagar rápidamente a través de cuotas elevadas -lo que supone exponerse a un riesgo si se produjera una falta de ingresos- es “complicado. Hay que intentar un equilibrio entre ambas opciones y limitar este endeudamiento a lo que sea estrictamente necesario, en importe y porcentaje sobre los ingresos. Si las entidades financieras suelen conceder créditos hasta un tercio de los ingresos, ese porcentaje sea menor (20 % como máximo). Es también aconsejable constituir un colchón económico específico para poder afrontar pérdidas de ingresos para un período mínimo de entre 6 meses y un año.

Conoce los productos antes de contratar

2. Al sobreendeudamiento de esta generación se añade el escaso conocimiento de los productos financieros que los millennials contratan, ya que, por ejemplo, el 58 % de los encuestados confiesa que no sabe cuáles son las condiciones a la hora de solicitar un préstamo. Estos se comercializan más haciendo hincapié en descuentos en tarjetas de créditos o tipos de interés mensual que en las obligaciones que suponen. Se debería usar parte del tiempo para conocer los productos financieros, comparar y elegir las mejores opciones, tanto para productos como para tomar decisiones más complejas como pedir un préstamo o una tarjeta de crédito.

Compara para saber lo que pagas

3. Aunque el 83 % de los jóvenes participantes en este estudio asegura que tiene constancia de lo que suponen las comisiones que paga a su banco, el 45 % admite ignorar que estas se pueden negociar. Para ello, sin embargo, deberíamos tener claro cuánto pagamos por ellas y en base a qué servicios. Casi dos de cada tres entrevistados declaran que destinan más de 300 euros al año al pago de diferentes pólizas, y casi la mitad desconoce si su seguro tiene un precio competitivo.

“Existe una clara falta de conocimiento de cómo funcionan los productos financieros, lo que lleva a contratarlos sin analizar los gastos que conllevan”.

Para evitar pagar más de la cuenta se aconseja siempre comparar entre las distintas opciones que puedan ofrecer varias entidades bancarias.

Planifica con exactitud los gastos

4. En palabras de Marín, esta misma falta de educación financiera lleva también a los millennials a “no saber plantear una planificación financiera personal”. Según este asesor financiero, de esta forma no se tiene una idea clara de cuál es el nivel de ingresos ni tampoco en qué se gasta el dinero. “Hay gastos necesarios como la luz, el gas, el teléfono, gastos prescindibles, como algunas copas o cenas, y gastos suntuarios, como el último modelo de tablet o teléfono”. Saber cuánto dinero se emplea ayudará a recortar y ahorrar.

De lo contrario, “se gastará más de lo que se tiene a corto plazo, con los créditos al consumo, o a largo plazo, con las hipotecas, y no se creará el fondo de emergencia, ese dinero equivalente a dos o tres meses de sueldo guardado para algún imprevisto, y que evita recurrir a los carísimos préstamos a corto que se ofrecen por las redes”, concluye este experto.

Visto 41 veces

Somos una propuesta de información y entretenimiento dirigida al público millennial formada por comunicadores profesionales con mente y actitud positiva. 

Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, usted da su consentimiento a las cookies que se utiliza. Más detalles…