Estos libros han despertado las iras de cientos de lectores

En Estados Unidos se celebra cada año la semana de libros prohibidos, en la que la ALA, la Asociación de Bibliotecas de América, aprovecha para condenar cualquier tipo de censura y reivindicar el acceso libre a la información. De entre los muchos actos que celebran, nos gusta comentar cada año el listado de novelas que más quejas han suscitado entre los usuarios de bibliotecas por todo el país. Hay que dejar claro que estas quejas van unidas a peticiones para retirar estos libros de las bibliotecas.

 

Nota publicada originalmente por Lecturalia 
Realizada por Alfredo Álamo 

En el puesto número 5 de los libros con más problemas encontramos a Dos chicos besándose, de David Levithan, al que muchos conocen por obras como Will Grayson, Will Grayson, siendo un colaborador habitual de John Green. Esta historia ha despertado la ira de aquellos que ven mal que en su portada salgan dos chicos besándose. Bueno, supongo que ven mal que los chicos se besen y punto.

En el 4 tenemos un libro inédito en España, I Am Jazz, de Jessica Herthel y Jazz Jennings, en el que tratan la vida diaria de un niño transgénero. Su intento de acercar esta perspectiva a la educación sexual no ha sido del agrado de muchas personas que ven en este libro un intento de adoctrinación.

El 3 es para George, de Alex Gino. De nuevo, que versa también sobre un niño trans. Se ve que la aparición de libros sobre este tema ha escocido bastante, del mismo modo que hace unos años el objetivo de las quejas era sobre la adopción por parte de homosexuales. Las modas de la indignación.
Drama, de Raina Telgemeier, está en el número 2. La aparición de personajes LGBT, su uso de la sexualidad y su punto de vista político ha hecho de este libro uno de los más odiados por ciertos sectores de la sociedad norteamericana.

Pero si hay un libro que ha sido objeto de cientos de quejas y peticiones de retirada de las bibliotecas, ese ha sido Aquel verano, escrito por Mariko Tamaki e ilustrado por Jillian Tamaki. Esta novela gráfica juvenil, que es un claro ejemplo de historia de aventuras adolescente, llena de secretos y descubrimientos, se ha ganado un montón de detractores por usar personajes LGBT, mostrar drogas y hablar de sexo. Vamos, lo que viene siendo ser adolescente.

Hay más novelas conocidas que han recibido muchas quejas, como Buscando a Alaska, de John Green, o Eleanor y Park, de Rainboy Rowell. Lo cierto es que casi todos los libros que menciona la ALA son juveniles, quizá con la excepción de Big Hard Sex Criminals, de Matt Fraction, y Make Something Up: Stories You Can’t Unread written de Chuck Palahniuk. Normalmente, la literatura para adultos pasa más desapercibida, aunque es probable que Palahniuk haya logrado ofender a muchísima gente. Creo que lo disfruta.

Visto 46 veces

Somos una propuesta de información y entretenimiento dirigida al público millennial formada por comunicadores profesionales con mente y actitud positiva. 

Fotos

Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, usted da su consentimiento a las cookies que se utiliza. Más detalles…