Ciberadio - Tu Radio Millennial

¿Por qué Jackie Kennedy es un icono de estilo recurrente?

Hace ya más de veinte años que Jacqueline Kennedy nos dejó pero ese no es motivo para comentar su preferencia por la moda parisina que combinaba, con gran acierto, con una estética minimalista; su gusto por los vestidos 'new look'; lo que le deben los diseñadores -uno de los bolsos icónicos de Hermès lleva su nombre y Valentino confesaba hace unos años "debo mi carrera a Jackie Kennedy"-; o su estilo lady inconfundible.

 

Lo mismo sucede en los meses posteriores con Marilyn Monroe o Diana de Gales. Se han transformado en iconos de moda imperecederos. Una fascinación que bien podría equipararse a la que logró, y aún cosecha, Audrey Hepburn. Ubicadas en diferentes décadas, con complexiones distantes y estilos diferentes, sus 'looks' siguen siendo los más imitados, por encima de los de las celebridades de nuestro tiempo. Sobre todo el de Jackie. Melania Trump la imitó con un diseño de Ralph Lauren el día de la investidura de Donald Trump como presidente de Estados Unidos; y Carla Bruni, en su primera visita de Estado a Reino Unido, también sorprendió con un atuendo al más puro estilo Kennedy -con sombrero 'pill box' incluido-. Incluso algunos diseñadores, como Jorge Acuña, han basado algunas de sus colecciones en ella. "Era la mujer más dulce del mundo, la elegancia más perfecta hasta la fecha. Consiguió ser correcta y creativa hasta el día del funeral de su marido. Nunca fue cursi porque era una mujer de hierro con edulcorados collares de perlas", explicaba el diseñador al presentar su colección.

Esa elegancia perfecta fue fruto de un distinción innata aderezada con una juventud en el seno de una familia adinerada; una educación estricta, impuesta por su madre -que encontraba en el decoro y la prudencia los atributos fundamentales para moverse con soltura en una clase impuesta por nacimiento-; de las visitas incesantes a las fiestas de la 'jet set' neoyorkina y de la posibilidad de lucir ropa de los mejores diseñadores. Bases más que sólidas para propulsar un estilo que ya le hizo destacar en 1947, cuando el periódico Hearst la apodó como la "debutante del año" al cumplir los 18 años.Durante el breve periodo que Jackie vivió en la Casa Blanca, el diseñador estadounidense Oleg Cassini, se encargó de vestirla como a "una reina americana", creando un estilo que no solo reflejaba su estatus, sino su esencia. Cortes rectos y suaves, tonos pálidos, minimalismo y poca utilización de joyas marcaron su armario. Cassini le pidió, durante ese periodo, que solo vistiera sus prendas y se dejara aconsejar por él. Ella aceptó, y aunque Diana Vreeland, entonces editorial de Harper's Bazaar le dio más de una recomendación, él se convirtió en su guía. Pero tal vez fue su personalidad fresca y juvenil la que se reflejó en su elegancia. "Para convertirse en un icono, una persona debe tener relevancia, 'allure'... cosa que no es fácil en el mundo en que nos movemos. Y sobretodo personalidad. Vivimos en una era política, un mundo aterrorizado por terroristas o posibles guerras, la moda ha sido inventada, y hemos entrado en una especie de bucle, por lo que ahora es mas difícil la aparición de nuevos iconos", nos explica el estilista español, afincado en Los Ángeles, Víctor Blanco.

Si hoy en día tuviésemos que hablar de una mujer que pueda equipararse a estos iconos imperecederos, Blanco no duda. "Seria Melania Trump. Pero claro, viendo su 'background', jamás ser aun icono mundial, se quedará en algo pasajero, más efímero. Desde mi punto de vista, a cantantes tipo Rihanna, Beyoncé les pasa lo mismo: viven un boom según una tendencia, pero jamás serán iconos como los de antaño. Creo que ese tipo de personajes, ya no se crean... ya no nacen... es como las 'Top Models', fueron en los 80/90 y no volverán a ser lo mismo". En casos como el de Jackie o Marilyn fue ese enfoque diferente de la moda y la belleza, sencillo, cómodo, elegante y, en cierto modo accesible, que cultivaron durante toda su vida, el que las empujó bajo la lupa del mundo. Pero la actitud de estas mujeres hacia la vida fue lo que les dio el empuje definitivo. Jackie, por ejemplo encontraba en la moda una especie de juego que le permitía proyectar sus ideas. Logró romper normas y reflejar, a través del clasicismo de sus prendas, la modernidad de su espíritu. "Ella no era para nada una mujer florero. Tenía fuerza y un punto de vista claro, lo que pasa que en esa época no se podía ver a una mujer fuerte dando la cara, debía parecer dulce e inocente, pero tenia mucha actitud y así creo su propio estilo".

Quizá esa mezcla de actitud y estilo han sido las causantes de su etiqueta de "icono" y el motivo de que cientos de mujeres de su época, y de la nuestra, se empeñen, año tras año, en imitarla. Y, aunque la visión de Blanco sobre los nuevos iconos de la moda parece pesimista, lanza una última reflexión: "Creo que sí podríamos hablar de un referente en nuestros días, Carolina Herrera. Es una mujer fuerte y tiene un sello claro, la falda y la camisa blanca. Alguien que piensa en ella ve eso, lo cual ya hace que sea algo icónico... ha creado un imperio y una forma de vestir".

Nota publicada originalmente por El Mundo

Visto 51 veces
Etiquetado como

Somos una propuesta de información y entretenimiento dirigida al público millennial formada por comunicadores profesionales con mente y actitud positiva. 

Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, usted da su consentimiento a las cookies que se utiliza. Más detalles…